Puede que Siew Ming Cheng, creadora del Chaleco Para Usuarios de Transporte Público, sea un poco antisocial. O que simplemente no le guste el contacto físico con desconocidos. O ser aplastada por éstos en Singapur, donde, como en todos lados, las masas copan el transporte público. El caso es que ingenio no le falta, y su chaleco es un instrumento realmente efectivo para que nadie se acerque a ti (por lo menos nadie que tenga en estima su propio cuerpo).

El chaleco está formado por las púas que normalmente protegen a las plantas de los pájaros y los gatos, que, como sabemos, también tienden al roce disimulado que precede al ataque mortal. Un complemento sencillo y eficiente que espero no se ponga de moda o al final los vagones estarán formados por seis personas, que tampoco es una situación que inspire mucha confianza.

Visto en Like Cool

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan