Que unas braguitas Pokémon son sugerentes es algo indudable. Que sean eficientes es otro cantar, sobre todo si la que las lleva se mete demasiado en el personaje. Es decir, está muy bien tener braguitas de Pikachu e incluso puede ser tentador que imite el tono de voz del sujeto en cuestión, pero si suelta descargas eléctricas cuando se emociona puede llegar a cortar el ambiente. Porque nos vendrá a la mente el consejo materno de "nene, deja de chupar enchufes que te vas a quedar idiota" seguido de "nene, deja de meter el tenedor en los enchufes que te vas a quedar idiota" y finalmente, en tu primera visita consciente al hospital, "nene, eres idiota". En serio, nunca os enamoréis de un enchufe; tiene beneficios y sí, vale, tiene agujeros. O sea, lo básico para establecer contacto, pero por lo general es una relación destructiva.

También están disponibles las braguitas de Charmander, Bulbasaur y Squirtle. Charmander vale, porque el fuego siempre está bien para el cigarrillo de después, pero yo jamás me lo haría con alguien con caparazón. Otra vez.

Visto en Fashionably Geek

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan