Durante toda la existencia de NPC hemos sido testigos de despertadores altamente mezquinos y escurridizos, parte de los cuales hemos puesto a vuestra disposición bajo las cariñosas siglas DCAE (Despertadores Cabrones Altamente Efectivos).

Sé que soy atrevido al otorgar al ALARMclock el título de Despertador Más Cabrón Jamás Creado, pero cuando descubráis la maldad inherente al cacharro estaréis de acuerdo conmigo.

No os dejéis engañar por su aspecto aburrido; oculta un negro corazón: para configurar el ALARMclock uno debe aportar sus datos bancarios, las redes sociales en las que participa y datos acerca de su salud, edad, etc. ¿Qué hace el muy miserable con todos esos datos? Usarlos en tu contra. En cuanto despiertes el rufián te bombardeará con la media de dinero que puedes perder (o que no generas) mientras duermes, las actualizaciones y mensajes de amigos que te pierdes o los días que te quedan de vida para aumentar esos valores y hacerlos florecer. Ante esa situación sólo queda aprovechar el tiempo o cortarse las venas. O cortárselas a otros, lo que quede más cerca.

Lo más curioso es que FIG, los creadores del ALARMclock, amenazan con una actualización que te informaría de la deforestación global. Es decir, cuántos árboles mueren cada hora que duermes a pierna suelta.

Está claro que uno debe tomar conciencia de estos datos, pero nadie, absolutamente nadie debería, bajo ningún concepto, tomar una decisión o aceptar una responsabilidad antes de desayunar. En la práctica no hay ninguna diferencia entre un compromiso sellado en un bar a las cinco de la madrugada y un desafío declarado antes de desayunar. La actividad mental es exactamente la misma. O sea, la del mejor molusco.

Visto en Technabob

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan