Las cajas de música están por lo general asociadas a mansiones encantadas, ancianas desdentadas con contactos en el otro mundo, monstruos inconcebibles, niñas sedientas de sangre y, en general, al terror más lúgubre.

Por eso es raro ver al mundo de la construcción abriéndose paso en este ambiente. Dave Cole, escultor, ha creado la Apisonadora Musical: una apisonadora que hace las veces de caja de música, muy útil para espíritus que se quieran manifestar en casas proletarias que dispongan del espacio suficiente para albergarla.

Acerca del sonido que consigue la Apisonadora Musical, bueno, hay que reconocer que es infernal. Aunque habría que probar otras melodías para contrastar, claro. Creo que esta canción podría servir de referencia, pero estoy abierto a sugerencias.

Visto en Design Boom

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan