Vale, las Lámparas Humanas de Al-Hamad Design no son humanas. Pero como tampoco iluminan demasiado, alguien que se sienta solo puede confundirlas intencionadamente y ver una película con amigos sin necesidad de soportarlos. Porque la amistad es un concepto muy bonito que no representa en absoluto las condiciones de higiene de quienes la practican.

Las Lámparas Humanas tienen tres niveles de intensidad lumínica a los que se accede mediante un apretón de manos. Es decir, que para encenderlas hay que dar la mano a la lámpara con actitud diplomática. Si el gesto se acompaña de alguna frase ingeniosa, mejor: es la forma que tiene la lámpara de dar ambiente.

Decir finalmente que cada una de ellas lleva un altavoz en el pecho y que eso me llena de dudas. Es posible que uno pueda grabar mensajes de bienvenida que se activen cuando encienda la lámpara; o quizás reproduzca mp3. El caso es que ahora miro a mi flexo y se me antoja un embrión. Hay tanto que enseñarle y tan poco tiempo.

Visto en Incredible Things

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan