La semana pasada pudimos ver la primera máquina separadora de Oreo construida por David Neevel. En este segundo episodio van a ser dos personas, Barry Kudrowitz y Bill Fienup, los que aporten su inventiva a la hora de abordar el problema de la pareja: a Barry le gusta la galleta de la Oreo y Bill, en cambio, prefiere la crema. En lugar de desenfundar el sable láser y arreglar esto de la forma en la que todos lo haríamos han decidido colaborar y crear una máquina todavía más impresionante que la primera.

Decir que el ambiente es más amable que el del primer vídeo y que han solucionado el problema en sólo cinco pasos. El último de ellos es algo extraño, pero si sirve para liberar las tensiones, por mí perfecto.

Visto en Geekosystem

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan