Todos conocemos las habilidades de Gandalf con los fuegos artificiales y el más que dudoso asunto de las águilas. Pero es en su tiempo libre cuando demuestra la sabiduría que años de experiencia le han otorgado. En esta ocasión ha aceptado que una cámara le siga para hacer magia al pie de la calle, magia para el pueblo, magia donde la ilusión y la sorpresa juegan un papel esencial.

Por desgracia no he podido encontrar una versión subtitulada. Así y todo merece la pena echar un ojo al Dynamo de la Tierra Media (lo sé, llamar a Gandalf "el Dynamo de la Tierra Media" tiene mucho de sacrilegio).

Visto en The Huffington Post

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan