Es posible que el test de embarazo positivo dé más de una sorpresa y/o disgusto. Como su nombre indica el resultado es siempre positivo, siendo su objetivo dar un buen susto a la víctima y suscitar un debate de proporciones épicas acerca de la maternidad y las bromas crueles.

Por supuesto, cabe la posibilidad de que el asunto pierda perspectiva y la víctima sufra un embarazo psicológico de la emoción. O, peor, que después de haber hecho la broma y habernos reído todos juntos, descubra a los cuatro meses que ciertamente está embarazada. Pensándolo un poco, estaría bien que la última opción sirviera como base para una película de sobremesa. Con un asesinato de por medio, claro.

Son tantos los riesgos a correr y tantas las posibilidades de que la broma salga mal que no sé si merece la pena hacerla. Los que se la quieran jugar, que sepan que el test puede ser suyo por 6 euros.

Visto en Foolish Gadgets

Visita nuestra tienda de cacharrería erótica original
No Puedo Creer... Que Lo Vendan... X