Algunos barrios es mejor cruzarlos con el dinero guardado en el calcetín; son territorios de mafias, maleantes y bancos con tentadores juegos de sartenes.

Pero está claro que el dinero no es lo único de valor que pueden robarnos; también están el móvil, la tablet, el llavero-linterna, el mechero-linterna, la linterna, el condón de 2007, el sobre de azúcar por si hay un apocalipsis zombi y nos faltan nutrientes, el anillo único, la caja de cerillas-linterna, el DNI de un amigo, la tarjeta sanitaria del mismo amigo, el paquete de tabaco, la tarjeta de crédito del amigo de antes y la última fotografía de fotomatón que sobrevivió a la reunión de amigos de la infancia en la que sólo aparece un grupo de desconocidos.

Así que tener unas sandalias con bolsillos no es una mala idea, os pongáis como os pongáis.

Visto en Like Cool

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan