Me siento muy orgulloso de presentar el que creo es uno de los inventos más grandiosos jamás imaginados por un ente humano: el Exhaust Burger. El complemento perfecto para el tubo de escape. No hará que ruja como un león, pero te cocinará una hamburguesa mientras haces tu trayecto y te ganas tus buenas multas. Es, a grandes rasgos, la evolución de la tristemente famosa patata en el tubo de escape.

El calor de la Exhaust Burger procede, claro, de las emisiones de monóxido de carbono del automóvil, pero éstas nunca llegan a estar en contacto con la comida. Calientan la parte superior del aparato y el calor se reparte de forma homogénea. Cómo se puede abrir sin abrasarse los dedos es lo que falta por explicar.

El diseño es ficticio, por supuesto, y forma parte del concurso de Design Boom para nuevos talentos Dining in 2015. Ni que decir tiene que sin estrujarse mucho la cabeza, los que tengan dos tubos de escape podrán ingeniárselas para hacer algo parecido y calentarse el pan y, entonces sí, viajar a lo grande.

Visto en DesignBoom

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan