Esperar a que el semáforo se ponga en verde es uno de esos momentos incómodos en los que, realmente, no hay tiempo para hacer nada. Si miras la hora en el teléfono, lo harás rápido y la olvidarás al instante; si empiezas a liarte un cigarrillo no te dará tiempo; si escribes un SMS tendrás que terminarlo cruzando y si intentas cortejar a la que tienes al lado sólo podrás averiguar que te rechaza pero nunca sabrás por qué.

Así que en Hildesheim, Alemania, un estudiante de HAWK ha decidido dar un empujoncito a las relaciones de la gente mientras pierden ese valioso tiempo esperando. El Streetpong permite echar una partida rápida al clásico arcade contra otra persona que esté esperando en el semáforo opuesto. Una vez el semáforo haya cambiado, la partida acaba y te cruzarás con tu oponente, lo que puede dar lugar a comentarios jocosos o a escenas de violencia inusitada, según la capacidad para saber perder de cada uno.

Aquí tenéis un vídeo de muestra. No es real, sólo una simulación de lo que podría ser el Streetpong en la realidad. Lo digo para que no lo uséis como excusa para planear el viaje de bodas.

Relacionado, para pong-adictos: Vinilos de pared Pong

Visto en MAKE

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan