Supongo que recordaréis esa joya del cine que es Fear & Loathing in Las Vegas, de Terry Gilliam. Sin detenerme en mostrar una síntesis, la película es básicamente un viaje lisérgico a través de escenas delirantes y una trama periodística de fondo. Muy, muy de fondo. Vamos, una excusa.

Pues bien, este es el juego de mesa diseñado por Jonathan Baldwin. Tiene mucha química, cartas de actividad, cartas de drogas que se pueden mezclar con diferentes efectos sobre el jugador y, por supuesto, drogas.

Hay que decir que ninguna de las dosis incluidas es real y por más que chupes un cartón impreso no vas a tener una experiencia alucinógena ni te van a acosar los murciélagos.

Una cosa a tener en cuenta es el estado en el que puede acabar la casa. No creo que ninguna carta de actividad te obligue a inundarla ni a bañar a otro jugador con una radio encendida, pero yo de estas cosas no me fiaría. Mejor jugar al aire libre, que el que pone la casa siempre acaba pasando de anfitrión a servicio de la limpieza.

Visto en Boing Boing

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan