Cerca de 4.000 horas ha tardado el bueno de Mike Senna en construir una réplica de Wall-e que habla, camina, gira y, en fin, hace todo lo mismo que el original excepto comprimir basura y enamorarse.

En el siguiente vídeo podréis ver una entrevista a Mike donde habla de otra de sus creaciones: una réplica del siempre adorable R2-D2.

En principio no debemos temer por el futuro de la raza humana; el perfil de Wall-e no es destructivo y el de Mike, tampoco. No parece, a simple vista, un inventor chiflado presto a sumir al mundo en una orgía de caos y destrucción. Y eso, quizás, es lo que me parece más sospechoso: los dos, creador y obra, son demasiado abrazables.

Visto en The Huffington Post

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan




 
Regalos originales Da de la Madre
El Domingo 4 de Mayo es su día.      Haz caso a tu Madre (clic aquí)