Las pastillas de jabón clásicas están prácticamente en desuso substituidas por los "higiénicos" dispensadores de jabón líquido. Es cierto que esas pastillas tienen algunos inconvenientes: dejan residuos molestos después de cada uso y es fácil que, mientras las frotamos, salgan disparadas rebotando por el suelo del lavabo.

Para los que añoran lavarse las manos con el jabón tradicional, Dave Hakkens ha pensado algo original: BreakSoap, una pastilla de jabón cúbica, tallada de forma que podemos "arrancar" limpiamente el trocito necesario para un lavado de manos. Práctico y elegante.

Visto en Likecool

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan