Los irascibles pajarillos que responden al nombre de Angry Birds saltan de las pantallas para convertirse en juego de mesa, en una versión donde el 3D es más "real". No faltan las balas de paja, estructuras de madera, el clásico tirachinas tirapájaros y unos cuantos sufridos cerditos verdes que seguirán siendo el objetivo a batir. Las reglas del juego vienen dadas por tarjetas con misiones a cumplir.

Angry Birds Knock on Wood es, sin duda, menos adictivo que el original, pero no olvidéis que nueve de cada diez psiquiatras especialistas en adicción a los videojuegos recomiendan jugar de vez en cuando a algo en modo "analógico".

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan