Dice nuesto amigo Araque (él si sabe de esto), que la cámara en cuestión puede costar sólo 2.000 o 3.000 euros, lo que refuerza nuestra primera impresión de que estamos ante una idea genial.

En estos tiempos de recesión y crisis es bueno encontrarle otras utilidades a los artículos que usamos habitualmente. El dueño de esta cámara, por ejemplo, se está ahorrando un buen dinerito al no tener que comprarse un cenicero.

Gracias a Araque

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan