No todo tunero puede permitirse un coupé con 3 alerones, llantas de colores, altavoces que no caben en el coche y lucecitas por todo el interior y bajos del mismo. Por eso han creado este monopatín con LEDs para que puedan ir a sus raves y parkings de discoteca en plena noche sin renunciar a su filosofía de llamar la atención allá donde vayan.

Y yo soy un fiel defensor de las bombillas LED, es tecnología avanzada al fin y al cabo, pero jamás pensé que un símbolo de revelación popular, de cultura callejera y de inconformismo se convirtiera en una verbena más propia de makokis, canis, poligoneros, o como se diga en tu ciudad. Y es que frikis los hay en todas partes y de las maneras más inimaginables.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan