Sí, la mayor amenaza de nuestros días es la del apocalipsis zombie, pero tener un kit anti-zombies en el salón no te garantiza la inmunidad absoluta. Además, una casa como esta también es válida para defenderse del ataque de vampiros, momias, hombres lobo, vendedores de enciclopedias, testigos de Jehová...

Vivimos en un estado de inseguridad absoluta, y la única forma de estar tranquilo es habitando esta casa, con su botón "mágico" que, al ser pulsado, cierra heméticamente puertas y ventanas tras gruesos muros de hormigón armado.

Visto en Neatorama

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan