inflatable-brain

Seguro que la situación que os voy a describir ahora os ha pasado a más de de uno. Estás hablando o tratando con alguna persona y una vez tras otra de saca de quicio y te hace pensar si de verdad esa persona tiene un atisbo de inteligencia o es un descerebrado total. Pasa más a menudo de lo que crees.

¿Te imaginas sacarle en mi tad de la conversación un cerebro hinchable y decirle: "toma, que parece que el tuyo dios lo perdió"? No tendría precio y, además de costarte posiblemente un buen derechazo, te divertiría un poco.

Eso si, no lo intentes usar cuando el descerebrado o el tontolaba eres tú. Ya te digo yo que este cerebro no te sacará del apuro.

QueLoVendan

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan