speciality-fangs¡Carnaval carnavaaaaal! Que época tan divertida ésta, en la que puedes ir disfrazado de mamarracho que nadie te dirá nada. Puedes ser quien siempre quisiste ser sin miedo a que se rían de ti.

Así que si siempre quisiste ser un vampiro, pero nadie ha tenido la decencia de morderte, no te preocupes. Ahora puedes tener unos colmillos como lo suyos, de esos que salen y se esconden. Y es que estos colmillos los puedes hacer aparecer o desaparecer con la lengua.

Sólo tienes que meterlos un rato en agua caliente, para que se ablanden y así, cuando te los pongas, se adapten perfectamente a tu boca. Luego, ya sólo necesitas un movimiento de lengua para enseñarlos o esconderlos. ¡Una pasada!

Ya no concebiré un disfraz de vampiro sin estos colmillos retráctiles.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan