Como todos sabéis, aparte del punto de cruz, también me apasiona la cocina; soy un experto cocinero. Mi especialidad es el pollo al ajillo. Me sale buenísimo y me cocino uno cada día.

La receta no es complicada, pero hay una parte del proceso que es especialmente tediosa: tener que desplumar al pollo. Me paso todas las mañanas arrancando poco a poco todas las plumitas al pollo que me comeré por la noche, lo que me resulta en una pérdida de tiempo importante.

Pero ahora veo una luz de esperanza. Con el aparato que véis en el vídeo, el proceso quedará reducido a unos pocos segundos. Este parece un tanto artesanal, pero una idea tan genial es inevitable que la produzcan en masa. Sólo espero que pronto lo pongan a la venta en España, es algo que no debe faltar en la cocina de ningún hogar.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan