Por primera vez, nos vamos a poner serios. Y es que a veces tenemos que aprender de los más pequeños, que a veces nos enseñan que lo que de verdad importa es tomarse la vida con una gran sonrisa.

La imagen que veréis ahora es de un pequeño que ya de tan pequeño tiene que luchar "contra" una silla de rueda. Pero no ha dudado ni un segundo en tunearsela para ponerle una gran sonrisa a su problema. ¿Y qué motivo ha elegido el niño?

22016_wallekidswheelchair

Realmente, el pequeño me ha dejado sin palabras. Ojalá los adultos aprendiésemos a ponerle una sonrisa a la vida, al igual que hacen los más pequeños. El mundo sería infinitamente mejor.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan