Una empresa británica, HiStyl, ha lanzado un método revolucionario para acabar definitivamente con el problema de la caída del cabello.

Se trata de tatuar toda la zona del cuero cabelludo para simular que el pelo está rapado, y que si no llevas una frondosa melena afro no es porque no puedas, sino porque no quieres.

La técnica, que la compañía llama "hair follicle replication" se realiza en sólo tres horas y requiere de una visita de control posterior.

Si a pesar de lo fiable que parece el método, no os atrevéis a llevarlo a cabo, siempre podéis recurrir a este método casero para transplante capilar.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan