Queridísimas amigas, antes de que empecéis a equivocaros conmigo, tengo que decir que esto NO lo he hecho yo. Mi especialidad, como ya sabéis, no es el ganchillo, sino el punto de cruz.

También tengo que aclarar, que os conozco, que el título de la noticia NO se refiere a cómo diseccionar un bicho con ganchillos, en lugar de tijeras y bisturís.

Son labores que ha realizado mi amiga Emily Stoneking y tendréis que reconocer que son maravillosas. Una rana y una rata de laboratorio diseccionadas, bordaditas con lana de primerísima calidad. Con sus pulmones, su corazoncito, sus intestinitos. Una labor excelente.

Espero vuestros comentarios, seguro que Emily estará encantada de leerlos.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan