No todo el mundo recordará las populares cartas de ajuste, que tan embelesados nos dejaba frente al televisor.

Pero seguro que más de una volverá a quedar embelesada al ver a un maromo con este bañador. Eso sí, sería complicado determinar el motivo exacto por el que nos quedaríamos con la boca abierta...

Cuestan 30 euros y todo el mundo podrá tener unos, independientemente de cuál sea su talla, ya que se fabrican desde la S hasta la XXL.

Lo único claro de todo esto es que más que sintonizar con el que los lleva puestos, invitan a cambiar de canal.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan