¿Os gustaron las garras que se fabricó este fan de Wolverine? El problema de aquella versión es la complejidad que tiene fabricarse unas así. No basta con ser un simple aficionado al bricolaje.

Si no te quieres complicar mucho la vida y no te importa que las garras no sean retráctiles, puedes hacer como este muchacho aficionado al piercing extremo. Mucho más fácil y, aunque diferentes, también impactantes.

No es obligatorio que te perfores la nariz. De hecho me extraña que el tipo lo haga. Yo no he leído los cómics de X-Men, pero dudo de que en ellos apareciera Wolverine sacándose así los mocos.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan