Ya explicamos hace tiempo que una buena forma de reciclar el papel puede ser fabricando papeleras nuevas a partir del papel usado, como vemos aquí.

Ahora os presentamos otra solución imaginativa para mantener tranquila nuestra consciencia ecológica: utilizar como papelera estas bolsas de papel (lógicamente, de papel reciclado) que, una vez llenas, tiramos directamente al contenedor de basura. En el gráfico vemos como el sistema es sumamente sencillo.

No sabría decir que método me gusta más. Mientras lo pienso, seguiré haciendo puntería con mi vieja papelera metálica.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan