No puedo creer

“Comerse con los ojos” a una mujer es involuntario

Don Alipio el 30 de August del 2010

Objetivo localizo... inicie maniobra de empalmamiento

Objetivo localizo... inicie maniobra de empalmamiento

Amiga, seguro que te ha pasado más de una vez: te pones tus mejores galas para salir a tomar algo con unas amigas. Una vez estáis todas reunidas en la boca de metro vais a un bareto, entráis y notáis que todas las miradas masculinas se dirigen a vosotras y que unos ojos lascivos os desnudan. Seguramente pensaréis "hombres... ¡qué guarros son todos!".

Amiga, debes saber que esa actitud no es culpa nuestra. No, no somos animales perpetuamente en celo, no somos depredadores. Sólo se trata de nuestro instinto, que nos juega malas pasadas.

Eso es lo que dice la eminente neuropsiquiatra Louann Brizendine, formada en Yale, Harvard y Berkeley. En su próximo libro "El cerebro masculino" viene escrito que nuestra masa encefálica (la de los hombres, se entiende) tras cientos de miles de años, ha evolucionado para detectar la presencia de hembras "calientes". De esa manera, mucho antes de que seamos conscientes de que una atractiva mujer está en el lugar, nuestra materia gris ya ha procesado la presencia y manda al resto del cuerpo actuar en consecuencia elevando el ritmo cardíaco, aumentando la testosterona, fijando los ojos en ciertas partes de la evaluada, babeando...

Pero, repito, sin que nosotros seamos conscientes. Nosotros no somos más que inocentes almas dentro de un vehículo de cortejo masivo que algunas veces pone el piloto automático tratando de buscar un buen puerto en el que atracar para no hundirse en un tormentoso mar de desasiego existencial; comandantes de un submarino al que, víctima de una avería en su sistema de navegación que intenta llevarle al verdadero amor, se le sube el periscopio.

Así que si algún día nos pasa eso, perdonadnos porque no sabemos lo que hacemos. Pensad en nuestra condena y, si podéis, confortadnos apoyando nuestro averiado cerebro en vuestro regazo o en vuestro seno.

47 Comentarios     ¡SALTA!