No puedo creer

Viaja casi 200 kilómetros aferrado a un lado del tren

Don Alipio el 9 de June del 2009

Comodamente iba el bueno de Chad justo aquí

Comodamente iba el bueno de Chad justo aquí

Chad Vance, natural de Alaska (antigua Rusia, hoy EE.UU.), realizaba un viaje de placer por Australia en el legendario tren Ghan en un viaje de de Adelaida a Darwin pasando por Alice Springs (2979 kilómetros). En una de las paradas del viaje, el joven se retrasó. El tren salía cuando, prácticamente de un salto, logró encaramarse a una de las escaleras del vagón.

El problema fue que no supo cómo volver a meterse de nuevo en él. Así que, mientras pensaba, decidió acurrucarse en el hueco. Juzgó la cosa divertida, así que se grabó con el móvil mientras el tren seguía su camino.

Casi doscientos kilómetros después la cosa le dejó de parecer entretenida y empezó a juzgarla peligrosa. Así que hizo lo que a todos se nos hubiese ocurrido: gritar y llorar todo lo alto que pudo.

Afortunadamente Chad Wells, técnico del tren, pudo oír sus gritos de auxilio. Le sacó del hueco de la escalera y le devolvió a su asiento sano y salvo.

"Cuando le agarré su piel era blanca y sus labios azules", decía Wells. El chaval podría haber muerto de hipotermia o haber caído en cualquier momento a las vías. Tuvo mucha suerte, porque la siguiente parada estaba a aproximadamente tres horas del punto en el que se había salvado.

¿Un héroe?, ¿un loco?, ¿un simple turista estadounidense? No lo sabemos, pero Chad ya ha tenido sus quince minutos de fama... y algo que contar a sus nietos... si no le da por pillar un AVE antes de que estos nazcan.

8 Comentarios     ¡SALTA!   

Pierde parte de su brazo en posible ataque zombie

Don Alipio el 9 de April del 2009

Lees algo así y, automáticamente, piensas "¿qué nos están ocultando?" y "¿por qué nos dijeron que no existían?".

Situémonos: Nueva Orleans, EE.UU. (en cierto modo no podía ser en otra ciudad). Joseph Lancellotti, jubilado de 67 años, escucha gritos que llegan de su jardín, mira por la ventana y ve a un tipo que, torpemente y enajenado, camina por su propiedad.

Lancellotti se dirige hacia él para saber qué le pasa. No comprende lo que grita el sujeto porque no entiende esa mezcla de español y gemidos que emite su boca, así que se acerca cada vez más armado de un rastrillo, por lo que pueda pasar.

Sin embargo ni él ni nadie podía adivinar lo que pasaría a continuación. El enajenado se lanza contra Joseph, le hinca los dientes en el brazo, le arranca un pedazo de carne y se lo traga.

Lancellotti cae al suelo y, acto seguido, su atacante se tira sobre él, privándole de movimientos.

Afortunadamente es en ese momento cuando Chantal Lorio, podóloga y vecina de Joseph aparece en escena. Había visto desde su ventana a su vecino tirado en el suelo con un tipo que gritaba encima y pensó que lo que estaba pasando era que a Lancelloti le había dado un ataque al corazón y le estaban reanimando.

Claro está, cuando vio un charco de sangre en el jardín se dio cuenta de que la cosa era más grave, golpeó al atacante y liberó a la presa de su depredador.

Ya con la situación dada la vuelta, ambos vecinos trataron de calmar al enajenado, que al poco tiempo se fue de allí y se puso a dar vueltas alrededor de un coche de policía.

El zombie en cuestión resultó ser un tal Mario Vargas que, por cierto y para añadir más suspense a la historía, cuarenta y cinco minutos antes del ataque había abandonado un hospital después de ser tratado por una "lesión" en la mano.

Los portavoces del hospital donde estuvo Vargas no han querido declaradar nada al respecto amparados en las leyes de privacidad.

Total, que creo que unos cuantos ya estamos un pelín acojonados: por lo que a mí respecta tengo un par de amigos que deben estar ahora mismo volando hacia Nueva Orleans por Semana Santa. Les recibiré a la vuelta con un lanzallamas (por lo que pueda pasar).

46 Comentarios     ¡SALTA!   

Consecuencias de regalar Nintendo

Amy el 4 de January del 2009

A los niños siempre les han gustado las videoconsolas, fueran de la marca que fueran, y eso sigue y seguirá siendo así durante muchos años. Ya vimos lo que pasaba con los niños con el Efecto Wii, pero eso no es nada nuevo, por lo visto.

Por ejemplo, esto es lo que hacía un niño cuando debajo del árbol de Navidad encontraba un paquete en el que había una Nintendo 64.

Y, para que comparéis, esto es lo que haría ahora un niño que, en ese mismo lugar, encuentra una Wii, aunque reconozco que éste da un poco más de miedo.

13 Comentarios     ¡SALTA!   

En busca del anillo de boda perdido

Troy el 13 de December del 2008

La dueña de esta mano, una mujer de 44 años, fue llevada al hospital por la policía. Vivió muchos años encerrada en su casa, aislada de la sociedad y con episodios esquizofrénicos, desordenes de la personalidad y deficiencia mental.

El examen médico reveló también hipotiroidismo profundo, anemia derivada de la falta de hierro y un bulto muy sospechoso en un dedo. Una radiografía desveló que bajo ese tejido blando se encontraba un anillo de boda.

El anillo fue retirado quirúrgicamente.

Véase también más anillos
Visto en Reddit

29 Comentarios     ¡SALTA!   

Perro poseído

Amy el 26 de November del 2008

Creemos que este pobre perro fue abducido y ahora intenta contarnos su experiencia, pero se ha quedado un poco "tocado" de la cabeza y no aclara nada. O eso, o está poseído y habla en un idioma desaparecido.

Es posible que, si se le da la vuelta a esos ladridos incoherentes propios de una canción satánica, resulte que el perro está diciéndonos algo. Si lo escucháis sin mirarlo, da realmente miedo.

29 Comentarios     ¡SALTA!   

Pages: 1 2 Next
Pages: 1 2 Next