No puedo creer

¡Adios, muchachos!

Don Alipio el 29 de June del 2011

Recuerdo un buen día del 2006. Por aquel entonces el que os escribe era guionista en cierto programa de cierta cadena. Buscando documentación curiosa para un posible reportaje una de las chicas de redacción se me acercó y me dijo "Oye, he encontrado un sitio en Internet sobre inventos extraños, ¿quieres echarle un ojo?".

Aquel sitio, como os podéis imaginar era "No Puedo Creer Que lo Hayan Inventado". Poco a poco me fui aficionando a ese blog y un buen día hice mi primer comentario. A ese siguieron muchos más, le fui tomando gusto a lo de escribir en este lugar y, cuando se me presentó la oportunidad en 2007, hice una prueba para redactor con el resultado que habéis sufrido durante los últimos cuatro años.

Y tras todo ese tiempo toca marchar.

Sí, lectores y lectoras, amigos y amigas. Dejo NPC. Cosas como el trabajo, irme de casa de mis padres y demás han hecho que apenas pueda tener tiempo para dedicar al blog. Como ya habéis visto mi rendimiento ha bajado, los posts ya no son lo mismo de antes y apenas he podido dedicarme a los lectores. Y son cosas que este bendito lugar, el mejor blog del mundo, no merece. No sé si me explico.

Duele irse. Y más después de tantos inventos reseñados y tantas noticias redactadas (¿cuántos llevaré?). Algunas han sido mejores, otras han sido peores, muchas han sido nefastas... pero aunque muchas veces me han dado ganas de tirar el portátil por la ventana porque un chiste no salía o porque de alguna extraña manera se me coló una falta de ortografía lo he pasado estupendamente.

Como véis se me dan muy mal las despedidas. Y espero que esta no sea una definitiva: estaré dando vueltas por aquí como el camarero que, tras jubilarse, sigue yendo al bar en el que trabajaba pero esta vez como parroquiano (Don Alipio, siempre haciendo metáforas sobre bares y bebida...).

En fin, sólo me queda daros las gracias a todos y todas por haber leído lo que escribí, por haberme replicado, dado ánimos o incluso haberme tirado de las orejas cuando me ponía farruco. Tanto a vosotros que leéis como a todos los colegas de redacción (mención especial a Troy por darme la oportunidad de ser del equipo). De todo corazón...

¡MUCHAS GRACIAS!

Un honor y un privilegio haber servido.

P.S. Aquí os dejo uno de mis tangos predilectos como despedida, que Gardel siempre tiene las palabras justas.

Visto en un lugar del alma X-D

109 Comentarios     ¡SALTA!