Desde que mi madre descubrió mi DS, no la he vuelto a ver (a la DS, claro, que a mi madre la veo todos los días). Se ha enganchado cosa mala y ya hasta se la lleva cuando sale de viaje. Y claro, ya me está diciendo que si es que no tengo ninguna funda de transporte o carcasa de plástico para protegerla de los golpes.

Como no tengo, creo que le voy a comprar esta que podéis ver en la foto, una creación japonesa para guardar tu consola con un toque muy dulce.

Evidentemente, todo lo que lleva encima no es comida de verdad, sino recreaciones de plástico, que simulan helados, nata, merengues, galletas y todo tipo de dulces realmente apetecibles. Y ahí unos cuantos, de todos los colores, sabores y tamaños. Para que elijas tu sabor preferido. Aunque claro, olvídate de llevar la DS en el bolsillo y de salir indemne en el colegio cuando saques tu DS para jugar con los colegas. Te van a crujir fijo.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan