Este es uno de esos inventos que no tiene nada de especial. No hace nada extraordinario ni te hace la vida más fácil. Pero aun así, me encanta.

No es más que un simple paraguas pero con el mango de una katana de samurai, de forma que, cuando está cerrado, parece que lleves una de esas legendarias espadas japonesas.

Aparte del efecto visual, seguro que coger el paraguas con ese mango tan largo, tiene que ser la mar de cómodo.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan