Parece una tontería. De hecho, es una tontería. No obstante, puede que el Fidget Spinner de Oreo tenga más sentido de lo que parece a primera vista.

Quizá sea un buen método para paliar la ansiedad que nos produce la tentación de ponernos hasta las trancas de las adictivas galletas con las terribles consecuencias estéticas y sanitarias que un acto como ese conlleva.

El funcionamiento es sencillo: hacemos girar el Spinner para relajarnos y, cuando se para, lo mojamos en la leche y le pegamos un bocado con total tranquilidad. Antes de que seamos conscientes de la locura que estamos haciendo, hay que coger rápidamente otro spinner y repetir el proceso. Muchas veces. Sí, ese es el problema, que vamos a tener que conseguir decenas de spinners iguales a éste. En cualquier caso, en este vídeo puedes ver como hacerlos.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan