The Pussycat Riot es un grupo de gatos unidos contra la censura en la red. Son rebeldes, revolucionarios y están dispuestos a todo con tal de conseguir su objetivo. Ya han lanzado su primer ataque en forma de rascadores con las caras de Vladimir Putin y Kim Jong-un. ¿Evitarán esos rascadores que ambos dejen de amordazar la red? Por supuesto.

El precio de cada rascador supera los 6.000 euros. Si se piensa, uno realmente está comprando un rascador y financiando al grupo, que además promete usar ese dinero con fines solidarios. Así que no es tan caro. Si se piensa un poco más, cualquiera puede imprimir una foto de Putin (a riesgo de que la impresora explote o se presente la KGB en casa) y pegársela a un rascador. Pero entonces no estaría apoyando a un grupo felino revolucionario.

Ahora bien, ¿cómo acabarán con la censura esos rascadores? Por presión existencial. Si tres millones de gatos se afilan las uñas al unísono con un rascador que lleve tu cara algo te ocurre. Seguro. Porque todo está conectado. Llámalo vudú, llámalo karma, llámalo Wifi: no importa. El caso es que funciona. Y el que no tenga gato ni uñas ni 6.000 euros, que sepa que es un vil reaccionario. Ahí queda.

Visto en Geekologie

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan