Los 13 euros que cuesta este trébol de cuatro hojas embotellado sólo asegura la buena suerte, y así y todo el fabricante se ha asegurado de que no puedas denunciarlo por tener mala suerte después de la compra. El trébol es real, pero la propuesta es cuanto menos sospechosa.

La gente tiende a confundir la suerte (es decir, el azar "bondadoso") con lo que uno merece en consecuencia de sus actos. Decir "con suerte esta noche mojo" denota cierta falta de seguridad en uno mismo, así como una imaginación vibrante que cree que la posibilidad de conseguir sexo depende del azar y no del nivel de alcohol en sangre.

Lo que quiero decir es que uno no penetra por azar. Funciona más por intuición: sabemos dónde está la boca porque escuchamos la respiración; tomándola como referencia bajamos un poco y tendremos protuberancias, que nos pueden útiles durante el proceso; más abajo está el ombligo (con su correspondiente pelusa juguetona) y un poco más abajo estará la zona deseada. Con este método se puede descartar el azar, a no ser que introduzcamos la botella de Insta-Luck en dicha zona, lo que tendría unas consecuencias probablemente funestas.

El fabricante, una vez más, no se hace responsable de ese uso de la buena suerte. Yo tampoco.

Visto en The Green Head

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan