La artísta Tara Donovan, cuyo trabajo parte de convertir un objeto cotidiano en una escultura mediante la repetición del mismo a gran escala, me ha sorprendido con este trabajo de asiáticos con salario bajo: su obra titulada "Drawing pins", que se podría traducir como "Pintura de alfileres", expuesta este año en su ciudad natal, Nueva York.

El cuadro entero está hecho clavando decenas de miles de alfileres niquelados en Gatorboard (una marca de cartón pluma). Cada alfiler está clavado a diferente profundidad, distancia y ángulo creando una textura que parece fluir al varíar su aspecto según el ángulo y dirección en que la miremos.

Hacer un repaso de su trabajo es muy interesante: la cantidad de cosas que esta señora convierte en esculturas impresionantes.

Visto en Designboom.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan