La foto de arriba es una muestra de lo que sucede cuando uno es un irresponsable. Tener una mesa requiere dedicación, amor, disciplina y sacarla a pasear tres veces al día. Uno debe mostrarse como jefe de la manada mobiliaria porque la mesa es una criatura social y jerarquizada; necesita un líder y si tú no lo eres, ella lo será. Si esto no queda claro en la relación mesa-humano tendremos un problema en casa.

La mesa rebelde que os he mostrado pertenece a unos tipos llamados Straight Line Designs. No supieron imponerse, ni siquiera llevaban la bolsita para recoger las astillas y acabaron llevándola a un adiestrador de mesas, que es un oficio satisfactorio siempre y cuando no te toque una mesa de boda.

Visto en Incredible Things

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan