A veces no vale con ser un inmaduro irresponsable para sentirse como un niño grande, ni coleccionar figuritas, leer tebeos y ver dibujos animados. Jugar a las construcciones es algo que todos hicimos con Lego, Mecano, etc. pero, también hemos jugado a las destrucciones, y nada mejor que una gran excavadora para mover tierra de aquí para allá sin ningún objetivo definido.

Pues bien, gracias al ingenio y oportunismo de algún avispado empresario, ya podemos utilizar excavadoras reales para hacer el cabra en medio del desierto, moviendo tierra, dando vueltas como un loco y destrozando cualquier cosa que tengamos cerca. Obviamente este tipo de entretenimiento estrafalario sólo podía darse lugar en un sitio: Las Vegas.

Visita nuestra tienda de regalos originales
No Puedo Creer... Que Lo Vendan